El Centro de Desarrollo Deportivo Rafael Núñez celebra su centenario

Los Centros de Desarrollo Deportivo de la provincia de Córdoba son espacios para que los vecinos realicen deportes y actividades recreativas que mejoren su salud física y mental. Una de estas instituciones, el Centro de Desarrollo Deportivo Rafael Núñez, cumple 100 años el 6 de noviembre.

En todo este tiempo, esta institución de la ciudad de Córdoba dependiente de la Agencia Córdoba Deportes brindó un servicio vital a los cordobeses, que allí encontraron no sólo un lugar para la práctica deportiva, sino también para las actividades sociales y culturales.

El acto por el centenario se hará el 5 de noviembre, a las 9. Asistirán el titular de Córdoba Deportes, Héctor Campana; la legisladora Doris Mansilla (la Legislatura le aprobó un proyecto de beneplácito por el centenario); el director de Deporte Social de los Centros de Desarrollo Deportivo, Ignacio Barani; y el coordinador del Centro Núñez, Fabián Núñez. Colocarán placas recordatorias de Córdoba Deportes y de la Legislatura.

La institución abre de lunes a viernes de 7.30 a 21. En la actualidad, concurren dos mil personas por semana (desde niños hasta mayores) de las inmediaciones y barrios alejados, comentó Núñez.

El centro deportivo tiene una función importante: la inclusión y la integración social. Brinda su espacio a alumnos de colegios para que adquieran hábitos saludables a través del deporte (existe un acuerdo con la Escuela Alejo Carmen Guzmán para que usen las instalaciones, supervisados por profesores); mujeres judicializadas de la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia (Senaf) realizan gimnasia en horas de la mañana; y mujeres víctimas de violencia del Polo de la Mujer utilizan la pileta durante el verano.

Asimismo, se articulan acciones con la Provincia y la Municipalidad capitalina para concretar actividades como el programa Derecho al Verano.

Amplia oferta deportiva

La oferta del Centro de Desarrollo Deportivo Rafael Núñez, ubicado en avenida Alem 544 (barrio Alem), es amplia y variada: taekwondo, wushu, kung-fu, tai chi, musculación, gimnasia rítmica, entrenamiento funcional, yoga, tenis de mesa, boxeo, patín, fútbol e iniciación deportiva.

Las personas mayores pueden realizar zumba y adaptación deportiva (tejo, sapo, juegos didácticos), hay deporte adaptado y se imparte folklore.

Hay tres canchas de fútbol 7, una de fútbol 11, quincho y pileta. Posee playón deportivo, espacio para boxeo, sala de musculación y vestuarios.

En la temporada de verano hay pileta libre, aquagym y natación en horario vespertino. También escuela de verano. Este año las actividades iniciarán a mediados de diciembre.

Según la actividad o el deporte elegido, los interesados en concurrir deben pagar una cuota social de entre 600 y 1.500 pesos mensuales.

Para ingresar, se exige barbijo, se toma la temperatura y uso de alcohol en gel.

Trabajan en la institución 18 profesores; 9 empleados administrativos, de limpieza y mantenimiento; médico y adicionales de Policía.

El inmueble fue revalorizado en 2018 para brindar un mejor servicio. Se construyeron baños para varones, mujeres y personas con discapacidad, albergue para boxeadores y el playón deportivo; se renovó el gimnasio con la incorporación de aparatos de musculación; y se readecuaron los accesos con rampas para dar accesibilidad. En 2021 se hicieron mejoras en techos y espacios cerrados, se cambiaron instalaciones eléctricas y se pintaron salones.

Algo de historia

El Centro de Desarrollo Deportivo Rafael Núñez es un ámbito con historia. En el edificio actual, 100 años atrás, funcionaron los primeros baños públicos del, por entonces, barrio Firpo. Una placa de bronce colocada en su inauguración, el 6 de noviembre de 1921, indica que fue “biblioteca, lavaderos populares y baños públicos”.

En su libro “Historia de los barrios de Córdoba”, Efraín U. Bischoff señalaba que el lugar fue habilitado “bajo el gobierno de Rafael Núñez”. De ahí el nombre que identifica hoy al centro deportivo.

En estos baños públicos, la gente tomaba duchas de agua fría y caliente. Había una caldera y se extraía agua de un pozo surgente. Los vecinos llevaban envases para conseguir agua potable. Ahí también funcionó una seccional de Policía, el desaparecido Club Audax Córdoba y hasta un espacio lúdico.

El libro de Bischoff también revela que en 1925, cuando Ramón Cárcano gobernaba la provincia, funcionó una escuela nocturna. Y destaca que, al igual que otras instituciones, cumplió “una obra de importante valor social, teniendo en cuenta la frágil economía y la necesidad de educación de los habitantes del sector”.

La Deportiva Autor